La «cura» de la Distonía

Si bien podría ser el titular esperado de un artículo de una prestigiosa revista médica, es el titular de un post en un blog de una persona que la descubrió, causalmente, aplicando herramientas utilizadas en ingeniería.

Pero funciona, y al menos para él y todas las personas con las que trabaja, consiguen que la DISTONÍA remita y desaparezca. Ni espontaneamente, ni con medicinas sino descubriendo a las causas reales que hacen que el sistema neuromuscular deje de funcionar adecuadamente. Dependiendo de la sintomatolgía ya tenemos clasificadas varios tipos de causas. Desde las más comunes y sencillas de solucionar, que no quiere decir que sean de rápida eliminación cómo las cervicales y focales, hasta las infantiles que involucran a varias personas de la familia. Pasando por oro mandibulares, musicales, generalizadas, etc. Todas responden al mismo patrón descubierto por Javier Velayos.

Una vez resueltas las CAUSAS, que no son físicas sino emocionales, hay que volver a enseñar al cerebro el correcto funcionamiento neuromuscular. Utilizando la NEUROPLASTICIDAD de nuestro cerebro, al fin y al cabo el responsable del correcto funcionamiento del cuerpo. Dependiendo de la edad y la persona esta fase lleva más o menos tiempo.

Hay que trabajar en todos los casos y áreas de nuestra vida, lo que implica dedicación y ganas de cambiar lo necesario para recuperar la SALUD y volver a VIVIR, seguramente una vida nueva y mucho mejor porque seremos personas diferentes tras superar esta «pesadilla».

¿Hay algo más importante?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *